En Bélgica se duplican los nuevos casos de coronavirus en un día y temen saturación en hospitales

Bélgica registró 1.298 nuevos contagios por coronavirus en las últimas 24 horas y duplicó los últimos alcanzados ayer, con lo que hizo trepar la cifra total de casos oficialmente diagnosticados a 6.236 y avivó temores de una pronta saturación en las instalaciones sanitarias.

Así lo señaló el Servicio Federal de Salud, en un informe que agrega que el número de fallecidos aumentó a 220 individuos, tras las 42 personas muertas ayer, mientras que 128 pacientes de Covid-19 pudieron abandonar el hospital en el último día.

El número de nuevas internaciones se situó en 536, lo que eleva el total de ingresados a 2.652, de los que 605 se encuentran en cuidados intensivos, es decir, 131 más que la víspera.

El número de personas que precisa asistencia respiratoria asciende a 420 casos, casi el doble que la víspera.

«La epidemia está aún en fase ascendente en Bélgica. No hemos llegado aún al pico», dijo en rueda de prensa en Bruselas el virólogo y portavoz del equipo interfederal belga contra el Sars-Cov-2, Emmanuel André, al presentar el parte diario sobre la epidemia.

«Las proyecciones que podemos hacer actualmente, contando con que el conjunto de la población respete las medidas, nos llevaría a ese pico en las próximas semanas», agregó, citado por la agencia de noticias EFE.

En tanto, medios belgas informaron hoy que el gobierno no aceptará pacientes de coronavirus de otras naciones, como han solicitado Italia y Países Bajos, hasta que no se supere el pico de la epidemia de coronavirus y no haya peligro de saturación en los hospitales.

«Mientras no hayamos alcanzado el pico de la epidemia, reservaremos los hospitales para las personas que residen en Bélgica», señaló una fuente cercana al Ejecutivo al diario De Tijd, una información que recoge también la radiotelevisión pública RTBF.

Según las fuentes citadas por los medios, que no fueron identificadas, los hospitales belgas aún tienen margen pero temen una pronta saturación, por lo que se trata de una medida de precaución a la espera de que vaya aumentando el número de ingresos.

«Si nos faltan camas en un momento dado y hemos accedido a las peticiones del extranjero, difícilmente lo podríamos explicar», dijeron las fuentes a De Tijd.

Sin embargo, si Bélgica -que limita con Francia, Países Bajos, Alemania y Luxemburgo y tiene cerradas sus fronteras- alcanza el pico de la epidemia antes que otros países, sí se podría plantear ofrecer camas a pacientes de otros países a medida que el sistema de salud belga vaya estando menos saturado, agregó RTBF.

El Ejecutivo belga de la primera ministra Sophie Wilmes, que ha centralizado el poder y se ha dotado de funciones especiales, estudiará mañana a través del Consejo de Seguridad, si debe reforzar las medidas de confinamiento.