Peligran las vacaciones 2020 por la subida del dólar

En viajes al exterior, ya se prevé una remarcación del 30% en las tarifas en pesos. El escenario para el verano 2020.

“¿Cómo te parece que estoy? ¡Como loco, igual que todos!”, lanzó un operador turístico consultado por Clarín, cuando el termómetro del dólar marcaba 60 pesos y corría, sin freno, hacia los 65. Es que, desde las PASO, el aire en el sector de los viajes está denso: la única certeza es una incertidumbre compartida, sólo aplacada por el consuelo de ya haber pasado «varias de estas», coincidieron los entrevistados. Pero, ¿qué le tocará a quienes tengan previsto viajar en el último cuatrimestre del año? ¿Y en las vacaciones de verano?

El diagnóstico es duro y obvio: a juzgar por las noticias al cierre de esta nota, tarifas que rondarán un 30% más que, por ejemplo, la semana pasada. “En realidad los precios en dólares van a seguir igual… el tema es la conversión a pesos”, coincidieron en varias agencias de turismo. Los interlocutores oscilaron entre aclarar que «el aumento ya se está viendo» y que «cambiaría con los días».

“Hay que aclarar que los que pagaron sus viajes al exterior, ya lo hicieron en pesos, al tipo de cambio del día, o sea que su ‘riesgo’ tiene más que ver con el dinero que van a necesitar en el lugar de destino, o sea, cuánto les costará adquirir dólares”, aclaró Martín Romano, country manager de la agencia Atrápalo, quien recordó que “las tarifas de los viajes internacionales estuvieron históricamente en dólares porque los proveedores son de afuera y eso no va a cambiar. Comprar un paquete o un aéreo o un hotel en el exterior es lo más parecido a importar un servicio”.

En cuanto a quienes tienen cuotas de pago pendientes, una fuente del sector -que pidió mantener su nombre en reserva- intentó aportar tranquilidad al explicar que “las cuotas por delante no tendrían que sufrir modificaciones, o sea, regirse por el contrato pautado”. Sin embargo, apuntó que, “ya casi no hay planes de este tipo. Así como en un momento proliferaron las 12 o 18 cuotas para abonar servicios turísticos, desde hace seis meses casi no se ofrece financiación. Y ahora posiblemente haya menos todavía”.

Para los expertos, ese “ahora”, el incierto clima económico que aterrizó tras el triunfo rotundo de Alberto Fernández en las PASO, promete dar más coletazos de acá a octubre. Según Diego Barón, director de marketing de Universal Assistance, «se viene un nuevo mundo donde lógicamente primarán otras reglas».

¿Cuáles? “Es todo muy incierto”, esbozó otro experto del sector turístico, que prefirió no relevar su nombre: “Hoy te vendo un producto a 10 dólares a un tipo cambio de 50 pesos por dólar. Pero vos viajás recién en febrero. Para ese momento, si en el medio surge un salto cambiario importante, el servicio a mí me podría costar más caro que lo que vos me pagaste. Es difícil de explicar porque hay muchas variables en el medio. Factores como que yo lo coticé en dólares, pero vos lo pagaste en pesos y yo en el medio tuve que pagarle a mis empleados”.

En los hechos, las especulaciones más pesimistas hablan delimitaciones para adquirir con mucha antelación productos ligados a viajes al exterior. Los afectados, en este caso, serían los viajeros más conservadores, esos que eligen «sacarse los pagos de encima», como una forma de virtual ahorro. De hecho, en una reconocida compañía de asistencia al viajero admitieron que sólo venden productos «dentro de este año». No es posible, en agosto, cancelar la cobertura de un viaje que por ejemplo se hará en enero de 2020.

Romano explicó que con los paquetes turísticos por ahora no está pasando: “Se puede comprar como siempre, hasta 11 meses antes del viaje. Eventualmente podría pasar que las aerolíneas, para protegerse, bloqueen la disponibilidad de las tarifas demasiado anticipadas. Pero es difícil pronosticarlo ahora. Estamos en medio de una corrida y todo puede pasar. El dólar puede estar a 70 y después bajar a 50”.

En las últimas horas, los movimientos del turismo ocurrieron en los extremos. Mientras una fuente aseguró que “hoy todo está parado, en pausa, ya que la gente espera ver qué pasará”, en una agencia admitieron que en la madrugada ocurrió lo contrario: “Normalmente compra una persona a la madrugada… bueno, anoche fueron veinte que se pusieron a comprar hotelería”. ¿Adónde? “Miami, Brasil, Europa… muy variado”.

Diego Barón explicó que “por ahora la demanda no cayó. Los llamados y consultas se mantuvieron igual porque la asistencia al viajero es un producto con sus particularidades. La tarifa está puesta en dólares al tipo de cambio del momento. La exposición del pasajero es no contratar plan, irte de viaje con un dólar a 45 o 50 pesos y que salte a 60 y justo te surja un problema de salud”.

¿Y los viajes dentro de Argentina? Los expertos coincidieron en que si bien varios ítems que componen las tarifas están cotizados en dólares y esto tarde o temprano impactará en los precios, la relación, aseguran, es menos lineal que en el turismo internacional. Pero, así como empieza a surgir la duda sobre cuánto costará un sachet de leche en las próximas horas, nadie arriesga un porcentaje de aumento de tarifas para los viajes de cabotaje y hotelería.

Para Sebastián Mackinnon, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay, “todavía es reciente para establecer un análisis del comportamiento de los viajeros, a medida de que transcurran los días podremos evaluar mejor la situación”.

Barón también sugiere mantener la calma y evaluar: “Ahora la incertidumbre es total, pero estamos en un momento de pánico, creo. Nada va a ser tan grave como se ve hoy, que estamos abrumados. Después la espuma baja y las cosas se acomodan. Todos tendremos que seguir trabajando y acomodando ofertas acorde a la nueva realidad”.