Ni Macri, ni Cristina, Schiaretti apoyará una fuerza alternativa

El gobernador de Córdoba regresó  a su agenda de gestión e inauguró una obra y se limitó a repetir que su victoria no se debe extrapolar a nivel nacional. «No hay que mezclar las cosas. El cordobés que votó ayer para nosotros puede votar a un candidato a presidente de otro partido. Eso nos hace a los cordobeses con una gran cultura democrática», afirmó. Si en el contexto político nacional esperaban más señales, no las hubo.

Aunque recibió llamadas y mensajes por su triunfo, de buena parte del arco político nacional, el cordobés no prevé por ahora encabezar una suerte de gran cónclave nacional definitorio sobre Alternativa Federal. En cambio, el funcionario seguirá impulsando el espacio, pero sin exponer su victoria.

Desde el círculo íntimo del gobernador aseguran que está «comprometido» con el armado, pero no esperan que por ahora vaya más allá de lo que ya venía haciendo en privado y en los encuentros que mantuvo con los otros socios fundadores.

Las ratificaciones que haría serían tres claves. La primera, si el economista Roberto Lavagna quiere ser candidato a presidente debe estar dispuesto a participar de la interna. Mientras el resto de los competidores no acuerden otra cosa, ese es el camino.

Por otro lado, Sergio Massa debería aceptar jugar en la provincia de Buenos Aires, donde el peronismo federal no tiene una figura importante. Por último, también ratificará que no hay chances de abrir negociaciones y armar un frente que incluya a la expresidenta Cristina Kirchner.

Otra decisión que no se discute es que no habrá chances de sumarse al «Cambiemos ampliado» que pretenden algunos dirigentes, en especial los radicales que impulsaron la propuesta. «El Gringo es peronista. Que tenga buen vínculo personal e institucional con Macri no implica nada más», dicen.