Empleados despedidos de Tileye siguen acampando a la espera de una solución

El sector textil de la provincia está en su momento más crítico y todo apunta a que esto en lo inmediato no tendrá, al parecer, una respuesta que lleve tranquilidad a quienes hoy por hoy trabajan en fábricas radicadas en la provincia.

Una de las empresas que cerró fue Tileye, cuyos empleados, durante el fin de semana y como lo habían anunciado, llevaron a cabo un acampe frente a la fábrica que la semana pasado despidió a más de 50 obreros, algunos de ellos, con más de 20 años de servicios.

Una de las operarias indicó que “aquí estamos en la lucha y aguantando qué solución nos pueden dar”, mencionando que en el lugar estarán “hasta que tengamos una solución”, dado que desde la empresa “desaparecieron”.

Pese a esta situación, la obrera dijo que “tenemos el apoyo de nuestros compañeros, estamos unidos” y que mediante una asamblea determinarán las medidas a seguir, aunque consideró que el acampe seguirá para evitar que la empresa pueda llevarse maquinaria o insumos como ya ocurrió.

Por otra parte, destacó la solidaridad de personas que se llegaron a darles algún elemento o simplemente el aliento “para que no bajen los brazos”.

En esta semana se dictará la conciliación obligatoria, ya que los empleados consideran que fueron despedidos sin justa causa, durante un periodo de vacaciones, además que desde la empresa les ofrecerían pagar el 30 por ciento de la indemnización.