La mitad de los asalariados no cobrará el bono de fin de año

El Gobierno nacional oficializó la obligación para todas las empresas del sector privado de otorgar un bono de $ 5.000 por única vez a sus trabajadores, que se pagará en dos veces, con los salarios de noviembre y enero.

Lo hizo a través del Decreto 1043/2018 publicado ayer en el Boletín Oficial, que lleva la firma del presidente Mauricio Macri, que establece a partir del 1 de noviembre una asignación no remunerativa para los trabajadores “en blanco” del sector privado de $ 5.000, suma que será otorgada por los empleadores 50% con los salarios de noviembre, y el 50% restante con los salarios de enero de 2019.

Además precisó que “cuando la prestación de servicios fuere inferior a la jornada legal o convencional, los trabajadores percibirán la asignación en forma proporcional, según los mecanismos de liquidación previstos en el convenio colectivo aplicable”.

Asimismo se indicó que aquellas actividades o sectores que se encuentren especialmente en crisis o declinación productiva, podrán adecuar la implementación del pago en materia de plazos y montos.

También definió que las partes signatarias de los convenios colectivos de trabajo que hubiesen pactado colectivamente un incremento sobre los ingresos de los trabajadores, en concepto de revisión salarial de la pauta oportunamente acordada en la negociación colectiva de 2018, podrán compensar aquel aumento con la suma total de la asignación establecida hasta su concurrencia.

La norma subraya que se excluye del beneficio a los trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal, cualquiera sea su régimen laboral aplicable. Y también remarca que “el incumplimiento de lo establecido dará lugar a la aplicación de sanciones”, y exceptuó de este procedimiento “al personal de la industria de la construcción”.