La denuncia contra Jalile por hostigamiento llegó a la Justicia

El conflicto entre el empleado de la Municipalidad de Valle Viejo, Luis Herrera, y el intendente Gustavo “Gallo” Jalile sumó un nuevo capítulo ayer cuando el trabajador se presentó ante la justicia para explicar la situación por la que atraviesa.

Es que Herrera es testigo en una causa que se sigue contra funcionarios de Jalile que están acusados de haber utilizado empleados del municipio para edificar sus viviendas, durante la gestión pasada del jefe comunal chacarero. En ese sentido, el abogado que acompañó al obrero municipal, Carlos Uslenghi, sostuvo que al ser Herrera un testito de cargo, “se puso en conocimiento del fiscal que investiga la causa la situación que atraviesa, que está totalmente coaccionado y más teniendo en cuenta que había muchos testigos que al ser empleados municipales hoy ya no testifican ni quieren acordarse de nada porque, obviamente, nadie testifica en contra de la patronal y más en la circunstancia que se vive en Valle Viejo”.

Por otra parte, el letrado dijo que entre hoy y mañana se presentaría una impugnación contra el sumario que se sigue contra Herrera y por el cual fue suspendido sin goce de haberes. En ese sentido, Uslengui aseguró que el sumario “es un mamarracho” que está plagado de irregularidades.

Además, cuestiona la suspensión sufrida por el empleado por no cumplir con el principio de razonabilidad ni proporcionalidad y además por presumir la culpabilidad del agente y no su estado de inocencia.