2019: El peronismo busca construir una fuerza opositora

La realidad cambió el foco de la agenda pública y mediática bruscamente en los últimos meses. El Mundial de fútbol de Rusia, el debate por la legalización y despenalización del aborto, y la crisis económica que afecta al país y mantiene en vilo al gobierno nacional tomaron el lugar central y conspiraron contra la visibilidad que el panperonismo le quiere dar a la construcción política que llevan adelante desde hace varios meses.

En la cuenta regresiva para la llegada de un nuevo año electoral y mientras la gestión de Mauricio Macri cosecha, según las encuestas, una desaprobación de más del 40% de la sociedad argentina, el peronismo donde conviven los principales gobernadores del PJ, el Frente Renovador y Cumplir hace grandes esfuerzos para darle volumen a un esquema político que les permita ser competitivos en el 2019.

En esta oportunidad el empeño de los dirigentes por darle forma a uno de los sectores de la oposición estará dividido en dos actividades. El ex diputado nacional Sergio Massaviajará a La Pampa para reunirse con el gobernador Carlos Verna y participar de una serie de actividades en Santa Rosa. Por otro lado, un grupo de legisladores, encabezados por Graciela Camaño y Pablo Kosiner, arribarán a Tucumán en las primeras horas del jueves para participar de una reunión con el gobernador Juan Manzur.

Ambos encuentros se dan en el medio de un trayecto que el peronismo recorre sin prisa y sin pausa mientras diseña una estrategia y un discurso unificado. Es que este sector de la oposición denominado panperonismo es el resultado de varias piezas que tienen un objetivo común pero que hasta hace muy poco tiempo estaban esparcidas. El trabajo de los legisladores que conforman el espacio consiste en encaminar el rumbo de un proyecto que nació a mediados del 2017 y que tiene como máxima pretensión respaldar un candidato a presidente para el próximo año. Un nombre propio que forme parte del seno del armado.

En esa dirección parece ir Sergio Massa, que este jueves visitará al gobernador Verna en La Pampa, estará presente en una charla con dirigentes del PJ local, recorrerá una Pyme y presentará un libro sobre la experiencia que llevó a cabo en Tigre en materia de seguridad. El ex legislador estará acompañado por los diputados Diego Bossio y Raúl Pérez, del bloque justicialista y del Frente Renovador respectivamente.

La reunión entre Massa y Verna había sido pactada en febrero. Mantienen una buena relación  y llevaban tiempo prometiéndose un encuentro que, finalmente, se concretará en Santa Rosa, justo antes de que el ex intendente de Tigre viaje a Estados Unidos para hacer un curso de pitching y tomar clases de capacitación en las universidades de Florida, Texas y California.  Un mes después, el tigrense tendrá una agenda más tupida.  Con el paso de las semanas levantará el perfil y volverá a estar mostrarse públicamente. Ese es el camino que tiene decidido tomar en la última mitad del año.

La presencia de Massa junto a un gobernador y un diputado del PJ no es más que la confirmación de su acercamiento al peronismo después de seis años, tiempo en el que se dedicó a conformar al Frente Renovador como un espacio alternativo dentro de la división que existe en el escenario político nacional. Los legisladores que forman parte del esquema que Massa construyó en el 2013 fueron los primeros en avanzar en una alianza con los diputados y senadores que integran el interbloque Argentina Federal. El fin último siempre fue generar una estructura opositora sólida que se diferencie del kirchnerismo y forjar un candidato de peso para las próximas elecciones. Ambos objetivos son el horizonte que ven desde lejos.